miércoles, 2 de mayo de 2012

Pintores de la A a la Z: Lempicka, Tamara de

Tamara de Lempicka o Tamara Łempicka (pronunciado Uempitsca), nacida Maria Górska, (1898-1980) fue una pintora polaca que destacó por la belleza de sus retratos femeninos y desnudos, de pleno estilo art decó.
 
http://uploads2.wikipaintings.org/images/tamara-de-lempicka/reclining-nude-i-1925(1).jpg!HD.jpg
 
Su producción se centra en retratos femeninos y en desnudos de ambos sexos. Siguiendo la tendencia de la pintura art decó, pintaba mujeres etéreas, con ropajes flotantes y dedos largos, si bien dan una impresión férrea y escultural por la pincelada pulida y los marcados contrastes de luces y sombras; son sus mejores ejemplos, junto con los desnudos. Sus influencias principales son Botticelli, Bronzino, el retrato manierista en general, y el Cubismo, pero sin llegar al arte abstracto. Curiosamente, Tamara empleaba este eclecticismo o fusión de estilos antiguos para representar temas actuales, donde las figuras visten ropajes y peinados de última moda.

http://uploads0.wikipaintings.org/images/tamara-de-lempicka/portrait-of-suzy-solidor-1933.jpg

http://4.bp.blogspot.com/-kQxV6ugxAPk/TWXRIEwTGMI/AAAAAAAAAKM/SDEdGV96t2c/s1600/TamaradeLempicka+01.jpeg

Tenía una sexualidad desbordante que le llevó a frecuentar sexualmente a hombres y mujeres, y a probar las drogas, a organizar fiestas y orgías, en las que se paseaban sirvientes desnudos. Se convirtió, durante unos años, en el prototipo de la mujer moderna, que ha conquistado su independencia personal, como si fuera un precedente del moderno feminismo; una mujer que se retrataba a sí misma en automóvil, con reflejos del futurismo de Marinetti, como vemos en el famoso Autorretrato en el Bugatti, que se ha convertido en su más célebre cuadro, aunque no tenga un gran valor artístico. Sin embargo, no había dejado de ser una hija del antiguo régimen, cuyas transgresiones apenas eran una diversión de burguesa alborotada, una impostura, un entretenimiento para colmar una desbordante ansiedad sexual envuelta en cocaína. Mentía, además, mintió siempre sobre ella misma. Era una mujer contradictoria, amante del gran mundo, con una obsesiva aversión al comunismo, eslava, medio polaca y medio rusa, apasionada por la modernidad, por los rascacielos y los coches, que otorgaban a las modernas ciudades americanas el perfume del futuro. Cuando llega a América, aún le quedaban muchos años por vivir, pero Tamara de Lempicka había muerto en 1939, aunque ella misma no lo sabía.
 
http://farm3.static.flickr.com/2493/4092054038_355365c8a1_o.jpg

http://uploads3.wikipaintings.org/images/tamara-de-lempicka/andromeda-1929.jpg

ENLACES/FUENTES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada