domingo, 22 de abril de 2012

Romanticismo: Eugène Delacroix


Delacroix fue el más emblemático pintor del movimiento romántico aparecido en el primer tercio del siglo XIX, cuya influencia se extendió hasta los impresionistas. Etiquetado inicialmente como neoclásico, aunque opuesto totalmente a Ingres, ambos son criticados en los diferentes Salones en los que exponían. A partir de la exposición de 1855 Delacroix se convirtió en la figura que supo sobrepasar la formación clásica para "renovar" la pintura. A su fallecimiento, los artistas contemporáneos le rindieron sentidos homenajes, en especial Gustave Courbet. Auténtico genio, dejó numerosas obras que tenían mucho que ver con la actualidad de su época (Las matanzas de Quío o la Libertad guiando al pueblo). También destacó como pintor religioso pese a sus continuas declaraciones de ateísmo. Sus obras manifiestan una gran maestría en la utilización del color.


El lienzo La Libertad guiando al pueblo representa una escena del 28 de julio de 1830 en la que el pueblo de París levantó barricadas. El rey Carlos X de Francia había suprimido el parlamento por decreto y tenía la intención de restringir la libertad de prensa. Los disturbios iniciales se convirtieron en un levantamiento que desembocó en una revolución seguida por ciudadanos enojados de todas las clases sociales. No existió un único cabecilla. Por eso Delacroix representa a la Libertad como guía que conduce al pueblo. Tampoco está representada de una forma abstracta, sino que es una figura alegórica muy sensual y real.


A sus 30 años logra provocar controversia en el público con el cuadro La muerte de Sardanápalo pintado en 1827 y expuesto en el Salón de París. La pintura es un buen ejemplo de lo que era importante para los románticos franceses: el superhombre desbocado en calidad de héroe, la combinación de erotismo y muerte, el decorado oriental, los grandes movimientos en lugar de una composición equilibrada y apacible, y el predominio del color sobre la línea. Delacroix la llamaría, "la Proeza asiática".


Calificado por Baudelaire como el "más moderno de los artistas", Delacroix despreciaba su época, odiaba el progreso y era conservador en sus gustos y actitudes; considerado de manera unánime la encarnación del Romanticismo en Francia, el pintor desdeñaba esta consideración y se reafirmaba como pintor clásico, respetuoso de la tradición, aunque no del academicismo.


Cuadros
La Barque de Dante ou Dante et Virgile (aux enfers), (1822), 189x241,5 cm, Museo del Louvre, París.
Aline la mulâtresse ou Portrait d'Aspasie la Mauresque, (hacia 1824), Museo Fabre, Montpellier.
Jeune orpheline au cimetière, (1824).
La matanza de Quíos (Scènes des massacres de Scio), (1824), 417 x 354 cm, Museo del Louvre, París.
El duque de Orleans mostrando a su amante (h. 1825), Museo Thyssen-Bornemisza.
Grecia expirante entre las ruinas de Missolonghi, (1826), 213x142 cm, Museo de Bellas Artes, Burdeos.
La muerte de Sardanápalo (La Mort de Sardanapale), (1827-1828), Museo del Louvre, París.
La Libertad guiando al pueblo (La Liberté guidant le peuple), (1830), 260x325 cm, Museo del Louvre, París.
Mujeres de Argel (Femmes d'Alger dans leur appartement), (1834), 180x229 cm, Museo del Louvre, París.
La Bataille de Taillebourg, (1835-1837), 485x555 cm, Museo del Castillo de Versalles.
Autoportrait au gilet vert (1837), 65x54,5 cm, Museo del Louvre, París.
Frédéric Chopin (Portrait of Frédéric Chopin and George Sand), (1838), 45,7x37,5 cm, Museo del Louvre, París.
Autoportrait, (1840), Galería de los Oficios, Florencia.
Entrée des Croisés à Constantinople, (1840), 410x498 cm, Museo Louvre, París.
Paysage à Champrosay, hacia 1849, Musée Malraux, El Havre.
El jinete árabe (1854), Museo Thyssen-Bornemisza.
La fiancée d'Abydos, (1857), 47,7x40 cm, Kimbell Art Museum.
La justicia de Trajano (1858), Museo de Bellas Artes de Rouen.
Ovide chez les Scythes, (1859), 88x130 cm., National Gallery, Londres.
La caza del león (La Chasse aux lions, (1861), 76,5 x 98,5 cm, The Art Institute of Chicago, Chicago.
Medea furiosa (Médée furieuse), (1838-1862), 260x165 cm, Museo de Bellas Artes, Lille, 122,5x84,5 cm., Museo del Louvre, París.
La grande Gigue (1855-1856).
Lutte de Jacob avec l'Ange, (1855-1861) Iglesia de San Sulpicio, París.

ENLACES/FUENTES:
http://es.wikipedia.org/wiki/Delacroix
http://www.artehistoria.jcyl.es/genios/pintores/1726.htm
http://www.eugenedelacroix.org/
http://www.wikipaintings.org/en/eugene-delacroix/mode/all-paintings

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada